creciendo juntos

formación continua para parejas y matrimonios

Las relaciones de pareja no tienen techo de cristal, no hay puntos a partir de los cuales no se puede avanzar más en confianza, en intimidad o amor. Siempre podemos crecer juntos un poco más, evolucionar, llevar más allá nuestra relación.

Por eso Encuentro Matrimonial ofrece un programa de formación continua. Y es que abordar y profundizar en temas especialmente relevantes es una forma de crecer en relación, en intimidad y corresponsabilidad.

¿para qué formarse como pareja o matrimonio?

Profundizar juntos en aspectos especialmente significativos ayuda a que la relación sea más consciente, más auténtica y significativa para ambos.

Hay temas sobre los que basamos nuestra vida en común pero que no se abordan en el día a día. Ser conscientes  es una forma de prevenir las crisis de pareja porque da opción a armonizar las necesidades y expectativas de cada uno en un proyecto común antes de que aparezca el conflicto. 

Además, para cualquier pareja, formarse es un incentivo y estímulo para no caer en la rutina y el acomodamiento.

¿cuáles son los programas de formación para parejas?

1.- Nuestras diferencias, fuente de vida.

En esta formación descubriréis que los sentimientos que vivimos hacen referencia a las necesidades personales de ser amado y ser válido, y a las necesidades relacionales de autonomía y pertenencia. La tendencia a potenciar unas y descuidar otras hace que, a veces, nuestra relación esté desequilibrada y esto afecta a las principales áreas de nuestra vida, entre ellas la relación con nuestra pareja.

Gestionar bien nuestras  necesidades nos permite tomar decisiones que nos vayan acercando a esa felicidad que todos soñamos vivir.

 

2.- Presencia.

Este fin de semana de formación se centra en la importancia que tiene esta palabra en toda relación: presencia de cada uno hacia sí mismo como persona, presencia como esposos o personas comprometidas con la pareja, presencia de sacerdotes y consagrados/as con su gente, presencia en el ejercicio de nuestra responsabilidad en la sociedad y en la comunidad/Iglesia, y presencia en Dios.

Tras tomar consciencia de la importancia de vivir presentes en todos estos ámbitos, se os presentan unos caminos o vías que hacen que sea posible vivir en presencia.

 

3.- Libres para vivir.

Con esta formación podréis  tomar conciencia de la trascendencia de vuestra alianza. Esta alianza aporta la seguridad y confianza suficientes para poder superar los miedos que os frenan y, así, vivir más libres. 

En este camino de libertad todos nos enfrentamos a los tres deseos innatos del ser humano: el deseo de poseer, el del placer y el del poder.  En el  Evangelio podemos encontrar propuestas que pueden ayudarnos a controlar esos deseos que nos limitan como personas y como pareja.

 

4.- La aventura de creer.

Esta formación está enfocada a matrimonios creyentes y a parejas que buscan un sentido de trascendencia en su relación.

Da una nueva perspectiva de lo que supone creer al abordar las tres caras de la fe que dan sentido a la vida: creer en mí, creer en el otro, y creer en el “Otro” que es Dios. Se reflexiona sobre cuatro preguntas: ¿Quién soy como persona creyente? ¿Quién es Dios para mí, en qué Dios creo? ¿Cómo nos revela Jesús quién es Dios y cómo podemos crear un vínculo con Él, si esta es nuestra opción? ¿Quién se beneficia de que nosotros creamos? Y es que creer implica creer con otros.

Nota: Todos estos programas de formación van dirigidos a parejas y matrimonios (también a sacerdotes y consagrados/as) que han vivido previamente el Fin de Semana de Encuentro Matrimonial y que, por lo tanto, ya conocen la metodología de trabajo. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies